“Un café con sabor especial, por favor. “

Por alguna extraña razón, cuando nos movemos a una ciudad nueva, añoramSnapchat-6928429535304862666 (1)os el tener eso que entre amigos llamamos, con gran cariño, “El bar de siempre”. Se echa de menos en momentos muy puntuales, como por ejemplo una tarde aburrida de estudio en lo que lo único que queremos ir allá, ver caras conocidas y tomar un café con ese sabor, que no tiene nada en especial, pero sin embargo sabe como si lo tuviera, por el simple hecho de que nos hace desconectar de la obligación que evitamos.

Tendemos a comparar cualquier otro café que tomamos fuera de casa con el de ése bar “Está bueno pero no es como el del bar de siempre” y como por arte de magia siempre volvemos allí, a la misma mesa y por supuesto,  en la misma compañía. Esa compañía que hace que dé igual si el café está cargado o no, si el bollo está seco o si el de la mesa de al lado hace un ruido molesto con la moneda.

Es difícil encontrar un “bar de siempre” en una ciudad ajena, por el simple hecho de que no sabemos cuál es exactamente la característica que buscamos para meterlo en esa categoría. Yo lo sigo intentando y cuando tengo la sensación de estar a punto de conseguirlo, me doy cuenta de que siempre fallará el factor de la compañía de siempre. Pero amigos, como bien dice una persona a la que debo muchas lecciones de vida “sopas y sorber no puede ser” y por el momento me conformaré con que el café tenga ese sabor a “me estoy escaqueando de estudiar”.

Z.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s